Otorrinolaringología

Niño en examen de otorrinolaringología

Otorrinolaringología

La otorrinolaringología se centra en la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades que afectan al oído, vías respiratorias superiores (boca nariz, faringe) y vías aerodigestivas (boca, nariz, faringe y laringe). Junto con eso, también abarca la cirugía cervicofacial.

En consecuencia, esta especialidad se ocupa de las funciones propias de estas áreas, como la respiración, la olfacción, la deglución, el habla y la voz y también de las estructuras faciales y cervicales que participan en ellas.

¿Qué enfermedades trata el otorrinolaringólogo?

  • Acúfenos: Se trata de zumbidos o ruidos que persisten en el oído. Pueden estar causados por diferentes orígenes, entre ellos cuadros de estrés.
  • Hipoacusia: Se presenta normalmente en la tercera edad como signo del desgaste propio del sistema auditivo. Sin embargo, los pacientes pueden presentar sordera súbita, que requiere una pronta atención de parte de un especialista para diagnosticar tempranamente la causa y, en consecuencia, realizar el pertinente tratamiento.
  • Mareos y vértigo posicional: Se trata de cambios en el sistema del equilibrio del oído. El paciente tiene la sensación de que la cabeza y el cuerpo se desplazan sin que ello se produzca realmente.
  • Amigdalitis: Se trata de inflamaciones de las amígdalas, muy común en niños. Generalmente son leves, pero algunos casos especiales precisan de una intervención quirúrgica.
  • Sinusitis crónica: Es una de las patologías nasales más comunes, principalmente por infecciones virales o estacionales. Esta enfermedad suele acompañarse de dolor en el rostro, en el contorno de los ojos, abundante mucosidad y presión en la cabeza.
  • Apneas del sueño: Las principales problemáticas de esta enfermedad se desencadenan a partir de la dificultad para descansar correctamente. Esta situación genera un debilitamiento de la calidad de vida por lo cual es importante tratarse a tiempo.
  • Tapón de cera: Se trata de cerumen impactado, que genera una sensación de tapón en el oído. Se puede diagnosticar a través de la exploración por otoscopio y requiere de un tratamiento sencillo.
  • Otitis Media Aguda: Se caracteriza por la presencia de exudado (seroso, mucoso, purulento o mixto) en la cavidad media del oído y se presenta por su intenso dolor de oído. Suele ser consecuencia de resfríos o aumentos de la mucosidad nasal por diferentes problemáticas como, por ejemplo, alergias.
  • Disfonía crónica: Puede presentarse como la enfermedad del Edema de Reinke. Los síntomas son un tono de voz bajo y dificultoso. Puede disminuir la potencia de las cuerdas vocales.
  • Fractura de tabique: Normalmente se produce por algún impacto fuerte en la estructura de la nariz. Según su gravedad será el tratamiento a seguir.

Síntomas que indican que debes visitar un otorrinolaringólogo

  • Resulta difícil escuchar o mantener una conversación en ambientes ruidosos. 
  • Necesitas ver la televisión o escuchar música con el volumen más alto que el resto de la familia.
  • Debes pedir a las personas que le repitan varias veces las cosas.
  • Se te hace difícil escuchar o comprender una conversación y responde de manera inapropiada.
  • Al hablar por teléfono se escucha mejor de un lado del oído que del otro.
  • Sospechas que ha disminuido la capacidad auditiva. 

Es importante estar atento a cada síntoma relacionado con esta especialidad y actuar a tiempo.