Pediatría

Pediatra examinando a un niño

Pediatría

La Pediatría es la especialidad médica que se ocupa de todas las necesidades de salud de los niños, desde recién nacidos hasta los 15 años. El pediatra es el médico que acompaña a los niños durante su proceso de crecimiento y desarrollo, a través de indicaciones de prevención, diagnóstico, recuperación y rehabilitación de distintas enfermedades.

El pediatra no sólo trata a niños enfermos, sino que lleva el control de niños sanos, guiando a los padres o cuidadores principales en el correcto desarrollo de los infantes.

Si bien, la Pediatría en sí es una especialidad, también existen subespecialidades al igual que en la medicina para adultos. Algunas de estas son:

Gastroenterología, Cardiología, Endocrinología, Neurología, Oncología, Ofalmología, Reumatología, entre otras.

Principales enfermedades en la infancia

Faringitis

Dolor o irritación en la garganta que puede ocurrir o no al tragar. A menudo acompaña a las infecciones, como un resfriado o la gripe.  Se contagia principalmente por la tos y los estornudos, su hijo también puede contagiarse al tocar un juguete con el que jugó un niño infectado.

Otitis

Es la inflamación del oído. Existe diferentes tipos, pero la más común se denomina otitis media, la cual se caracteriza por la presencia de líquido (con o sin pus), llamado exudado y que es producto de una inflamación, en la cavidad del oído medio, que se localiza justo detrás del tímpano. La amoxicilina es el antibiótico preferido para este tipo de infección.

Infección urinaria

Se producen cuando se acumulan bacterias en las vías urinarias. Para diagnosticarla, se necesita una muestra de y así indicar el tratamiento con antibióticos.

Bronquitis

Es una infección de las vías respiratorias centrales más grandes en los pulmones. Se diagnostica por un sonido inusual en los pulmones acompañado de otros síntomas como dolor de pecho al toser y flemas. Su tratamiento principal es el inhalador y dependiendo del tipo de bronquitis, puede haber otro tratamiento.

Resfriado común

Es causado por virus en las vías respiratorias superiores. Muchos niños, pueden tener de 6 a 8 resfriados al año. Los síntomas de un resfriado (como goteo nasal, congestión y tos) pueden durar hasta diez días.

Sinusitis bacteriana

Es causada por bacterias atrapadas en los senos nasales. Se sospecha la existencia de una sinusitis cuando los síntomas de resfriado, como secreción nasal, tos diurna o ambos, duran más de diez días sin mejoría. Su tratamiento suele ser con antibióticos cuando también presenta secreción nasal espesa y amarilla y fiebre durante al menos 3 o 4 días seguidos. 

Virus estomacales

Suelen ser bastante frecuentes durante la infancia, ya que existen más focos de contagio al tomar objetos que puedan estar contaminados o pasar más tiempo en lugares como el suelo. Estos sólo se tratan con líquidos hidratantes.

¿Con qué frecuencia se debe visitar el pediatra?

Los controles se fijan de acuerdo con la edad del niño y los posibles problemas pesquisados, siguiendo idealmente la siguiente pauta:

  • Recién nacido a 6 meses: Control a los 15 días, al mes de vida y luego mensualmente
  • 6 a 12 meses: Control cada 2 meses.
  • 12 a 24 meses: Control cada 3 meses.
  • 2 a 6 años: Control cada 6 meses
  • De 6 a 15 años: Control anual

Síntomas que requieren atención

Es importante acudir a una consulta pediátrica en cualquiera de estos casos:

  • Fiebre alta de difícil manejo. 
  • Dificultad respiratoria importante.
  • Dolor intenso de garganta, dolores musculares, decaimiento marcado.
  • Diarrea abundante y frecuente, sobre todo si se acompaña de vómitos y/o rechazo alimentario a sólidos y líquidos.
  • Dolor abdominal intenso, de rápida progresión (6 horas) que va aumentando en intensidad. Cefalea intensa.

Es importante llevar un control de niño sano para así evitar posibles complicaciones.