Psicología

Psicólogo tomando nota en terapia

Psicología

La psicología es una disciplina que tiene como objetivo analizar los procesos mentales y del comportamiento de los seres humanos y sus interacciones con el ambiente físico y social.

Los psicólogos ayudan a una gran variedad de pacientes y pueden darles tratamiento a numerosos tipos de problemas. Son los encargados de entregar las herramientas necesarias para enfrentar situaciones estresantes, resolver adicciones, a controlar enfermedades crónicas y eliminar los obstáculos o límites mentales que impiden alcanzar un objetivo.

¿Cuándo acudir a un psicólogo?

Se recomienda asistir al psicólogo cuando cualquiera de las conductas, pensamientos, sentimientos o sucesos, o de terceros, afectan o han afectado a nuestra dinámica diaria o a la de los que me rodean, dificultándola o impidiendo su normal funcionamiento.

Las causas que pueden llevar a solicitar una consulta pueden ser muy variadas. Algunas de estas son:

  • Trastornos adictivos.    
  • Trastornos alimentarios. 
  • Trastornos sexuales.
  • Trastornos de aprendizaje.     
  • Orientación profesional. 
  • Trastornos relacionales.  
  • Estrés, ansiedad, obsesión.
  • Trastornos de la personalidad.
  • Miedos y fobias.

¿Cómo trabaja un psicólogo?

La consulta al psicólogo por lo general requiere de meses de terapia, ya que para trabajar temas que tienen que ver con la salud mental y emocional, se requiere de un trabajo más extenso y sistemático que logre que los cambios sean reales.

Durante las sesiones, el psicólogo trabaja de la siguiente manera:

  • Conocimiento del paciente. Se entrevista, recoge información y surgen las primeras hipótesis del problema.
  • Confirmación del diagnóstico a través de la utilización de pruebas psicológicas.
  • Propuesta de intervención sobre el problema o problemas detectados en el paciente.
  • Inicio de la intervención, puesta en marcha de las estrategias terapéuticas acordadas y evaluación durante su realización.
  • Finalización de la intervención y evaluación posterior de los resultados alcanzados.

Situaciones que indican que debes visitar al psicólogo

  • Has sufrido un trauma en el pasado y no puedes dejar de pensar en eso. El dolor de una muerte de un ser querido, la pérdida de trabajo o de alguna relación son traumas difíciles de resolver, por lo que pueden requerir ayuda profesional.
  • Sufres de dolores recurrentes de cabeza, estómago, o bajas defensas que no tienen explicación médica. Los problemas emocionales tienden a manifestarse en nuestros cuerpos y la somatización a veces puede ser muy severa, por lo que es importante atacar de raíz.
  • Te sientes desconectado de actividades que antes disfrutabas. Si ya no disfrutas igual ver a tus amigos o seres queridos, o ir a tus lugares favoritos, puede ser una señal que algo anda mal.
  • Tus relaciones están dañadas. Si sientes descontento en tus relaciones con tus seres queridos, ya sea tu pareja, tus hijos, hermanos o padres y tienes dificultades para comunicar como realmente te sientes, es probable que necesites ayuda psicológica. 
  • Usas alguna sustancia adictiva para lidiar con tus problemas. Si has bebido o utilizado drogas más frecuentemente o en mayor cantidad, incluso pensado en utilizarlas, o has tenido cambios de apetito notables, tanto el deseo de comer excesivamente como la falta de apetito, estos pueden ser signos de que quieres hacer desaparecer emociones o impulsos que es necesario atender.
  • Sientes malestar en tu vida diaria. Si esto persiste por semanas es una clara señal de que es tiempo de buscar ayuda.

De igual manera, siempre es positivo ir alguna vez a terapia psicológica, aunque no presentes ninguno de estos síntomas, ya que puede guiarte en la toma de decisiones o potenciar algún área específica que necesites para ser más funcional en todo ámbito.