Ecografías

Mujer en examen de ecografía

Ecografías

La ecografía es una prueba diagnóstica a través de la cual se emplean ondas sonoras de alta frecuencia para poder observar determinados órganos situados en el interior del cuerpo y que no se pueden visualizar directamente.

En el embarazo es fundamental para saber el estado del bebé y por ende, se realizan varias durante ese período. Sin embargo, no es el único caso en el que se utiliza. También la solicitan los especialistas para ver órganos como el corazón, los riñones, el hígado y los tendones, entre otros.

A diferencia de las radiografías, en la ecografía no hay exposición a rayos X, por lo tanto, no hay riesgos.

¿Cómo funciona una ecografía?

Un médico o técnico especializado, se encarga de mover sobre alguna parte del cuerpo un dispositivo llamado transductor. Este envía ultrasonidos que chocan contra algún órgano, y recoge las ondas que se producen. Estas ondas sonoras de alta frecuencia son las que hacen posible que se generen las imágenes.

Tipos de ecografías más comunes

Ecografía abdominal

Se emplean para examinar órganos internos situados en la zona del abdomen, como es el caso del hígado, el bazo, el páncreas y el riñón. También es posible visualizar los vasos sanguíneos que tienen o comunican varios órganos.
Esta ecografía tiene como objetivo encontrar un diagnóstico ante síntomas como fiebres, dolores abdominales, infecciones renales. También permite detectar hernias o tumores.

Ecografía transvaginal

En este caso, una parte de la sonda utilizada se coloca dentro de la vagina. Se emplea para examinar los órganos genitales de una mujer, entre ellos el útero, los ovarios y el cuello uterino. Por lo general el procedimiento es indoloro, aunque la presión de la sonda puede originar una ligera molestia en algunas mujeres.

Se utiliza durante los primeros meses del embarazo, pero también ante infertilidad, problemas menstruales, sangrados vaginales anormales o dolor pélvico.

Ecografía mamaria

Se complementa con la mamografía y se consideran exámenes que deben realizarse anualmente para la detección precoz del cáncer de mamas.  También permite detectar tumores no malignos como quistes o lipomas.

Ecografía transrectal

Utiliza los ultrasonidos para el estudio de la zona del recto y la próstata y la circulación sanguínea de su zona. El examen consiste en la introducción de una sonda por el recto, de manera que las ondas sonoras que emite colisionen con la próstata. Se emplea sobre todo para la detección de cáncer de próstata, pero también para practicar biopsias y para la evaluación del cáncer colorrectal.

Ecografía Doppler

Calcula el flujo de la sangre en los vasos sanguíneos haciendo rebotar ondas sonoras de alta frecuencia en los glóbulos rojos circulantes. En la ecografía común, se utilizan ondas sonoras para crear imágenes, pero no se puede mostrar el flujo sanguíneo.
Durante el embarazo, es la ecografía más importante, ya que permite detectar posibles malformaciones o fallas en la distribución correcta del flujo sanguíneo y reconocer los riesgos.

Ecografías 3D, 4D y 5D

Se realizan en el embarazo y permiten realizar una reconstrucción volumétrica muy realista de las estructuras fetales en movimiento. De esta manera, se puede visualizar en tiempo real y generalmente de forma nítida la cara fetal, las extremidades y sus movimientos. Para garantizar el resultado óptimo, se recomienda realizarla entre las semanas 26 a 30 de embarazo.

Sin duda las ecografías son una herramienta efectiva a la hora de detectar o descartar problemas  tanto en el embarazo como en los órganos principales.  Es importante considerarla para contar con un diagnóstico más claro y decidir planes de acción.