Laboratorio Clínico

Mujer en examen de sangre

Laboratorio Clínico

Las pruebas de laboratorio son procedimientos médicos donde se analiza una muestra de sangre, orina u otra sustancia del cuerpo.

Estas pruebas ayudan a determinar un diagnóstico, planificar y controlar si el tratamiento es eficaz, o vigilar la enfermedad a lo largo del tiempo.

Luego de realizada la muestra, un técnico o el médico las analizan para determinar si los resultados están dentro de los límites normales. Los análisis usan un rango de valores porque lo que se considera normal varía de una persona a otra.

El médico también puede comparar los resultados con análisis anteriores. Las pruebas de laboratorio son a menudo parte de un examen de rutina para detectar cambios en su salud. También ayudan a los médicos a diagnosticar cuadros clínicos, planificar o evaluar tratamientos y controlar enfermedades.

¿Cuáles son los exámenes de laboratorio más frecuentes?

  • Hematología: Son exámenes de sangre que miden los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas sanguíneas (células que ayudan a que la sangre coagule). Es uno de los exámenes más comunes que los médicos ordenan y puede proporcionar una imagen instantánea de su salud en general.
  • Bioquímicos: Exámenes que incluyen un total de 16 parámetros, cuyos resultados orientan en forma muy general al médico tratante respecto del funcionamiento de órganos como los riñones y el hígado; de los niveles de glucosa y colesterol, y del metabolismo en general.
  • Hormonas: Determinan los niveles de diversas hormonas en el cuerpo, entre ellas: las hormonas reproductivas, las tiroideas, las suprarrenales, las hipofisarias y muchas otras. Pueden ser de sangre u orina.
  • Inmunológicos: Analizan principalmente la interacción entre antígenos y anticuerpos en una gran diversidad de análisis tales como: pruebas de embarazo, marcadores tumorales, diagnóstico de enfermedades autoinmunes, diagnóstico de enfermedades infecciosas, evaluación de niveles de ciertas sustancias, entre otras.
  • Microbiología: Se estudian los microorganismos que causan las distintas infecciones que ocurren en el organismo, así como de la determinación de la sensibilidad que pueden presentar a los distintos antibióticos y antifúngicos.
  • Deposiciones: Se realiza para el estudio de alteraciones del aparato digestivo principalmente. Consiste en recoger una pequeña cantidad de heces para después analizarla en el laboratorio.

¿Qué mide el análisis de sangre?

El análisis de sangre mide el número y tipo de células en la sangre. Los médicos realizan este estudio para verificar el estado general de la salud o para el diagnóstico de enfermedades y afecciones como anemia, infecciones, problemas de coagulación, cáncer de la sangre y enfermedades del sistema inmunitario. Estas pruebas suelen incluir:

  • Glóbulos rojos: Número, tamaño y tipos de glóbulos rojos en la sangre.
  • Glóbulos blancos: Número y tipos de glóbulos blancos en la sangre.
  • Plaquetas: Número y tamaño de las plaquetas.
  • Hemoglobina: Proteína rica en hierro en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno.
  • Hematocrito: La cantidad de espacio que toman los glóbulos rojos en su sangre.
  • Conteo de reticulocitos: El número de glóbulos rojos jóvenes en su sangre.
  • La media del volumen corpuscular medio: El tamaño promedio de los glóbulos rojos.

¿Qué mide el análisis de orina?

El Análisis de orina se utiliza para detectar y controlar una amplia variedad de trastornos, como infecciones en las vías urinarias, enfermedad renal y diabetes.

El análisis de orina implica examinar el aspecto, la concentración y el contenido de la orina. Los resultados anormales de un análisis de orina pueden indicar que hay una enfermedad infecciosa o de otro tipo.

¿Qué mide el análisis de deposiciones?

El análisis de heces es una serie de pruebas que se realizan en una muestra de heces (materia fecal) para ayudar a diagnosticar ciertas afecciones que afectan el tubo digestivo. Estas afecciones pueden incluir infección (como de parásitos, virus o bacterias), absorción deficiente de nutrientes o cáncer.

En esta prueba se evalúa el color, la consistencia, la cantidad, la forma y el olor de las heces y la presencia de mucosidad. Las heces se pueden examinar para determinar si hay sangre oculta, grasa, fibras de carne, bilis, glóbulos blancos y azúcares, llamados sustancias reductoras. También se puede medir el pH de las heces.